Tec de Monterrey, Campus Estado de México
Verba Iuris
 
 
 
 
 
 
 

 

Aspectos importantes del contrato

 

Dr. Roberto Sanromán Aranda

 

Las obligaciones nacen por lo regular de un Acto Jurídico, que es, básicamente, la manifestación de la voluntad de dos o más personas para crear consecuencias jurídicas, es decir, el sujeto realiza el acto de manera deliberada para quedar encuadrado en la norma jurídica, un ejemplo de la anterior situación se da en un contrato de compraventa, que al ser un Acto Jurídico debe de contar con los elementos de existencia y de validez para que surta efectos plenamente.

Dentro de los elementos de existencia se encuentra el consentimiento que debe manifestarse de manera libre de ambas partes y que puede ser expreso o tácito; el objeto que debe ser física y jurídicamente posible, y por último la solemnidad (que se da en el derecho mexicano, en algunos actos jurídicos, como en el matrimonio y el testamento).

Dentro de los requisitos de validez tenemos la capacidad jurídica de poder expresar su voluntad de contratar, o bien para obligarse; la licitud en el objeto, es decir, que no debe de ir en contra de una ley de orden público o de las buenas costumbres; de ser necesario tenga la formalidad exigida por la ley, como ejemplo se puede plasmar la compraventa de un inmueble que se tiene que llevar a cabo por escrito y ante notario e inscribirse en el Registro Público de la Propiedad. Y por último, la ausencia de vicios en la voluntad, que no exista:

§ Error: es la falsa apreciación de la realidad, ya sea de hecho (sobre el objeto en el que recae el contrato) o de derecho (sobre la norma o reglamentación jurídica) y si se presenta en la manifestación de la voluntad de cualquiera de las partes se invalidaría el contrato. Si se presenta un error de cálculo, como ejemplo, sobre cosas que se puedan pesar o medir, es posible rectificarlo.

§ Dolo: son maquinaciones realizadas por una de las partes para hacer caer o mantener en el error a la otra. Hay dos tipos: dolo bueno, que es poner el objeto con extremas cualidades o exageraciones de la realidad y dolo malo que es el que encamina al error con la intención de causar un daño. Asimismo puede ser determinante, es decir que de haberse conocido el error no se hubiere contratado, o bien incidental, que aunque conociéndose se hubiere obligado.

§ Mala fe: se presenta cuando una de las partes conoce un error y lo disimula, se verifica mediante hechos o inactividades dirigidas a que la otra parte continúe en el error. Si se presenta por las dos partes (al igual que en el dolo) ninguna de ellas puede reclamar indemnización alguna ante tal conducta.

§ Violencia: es cualquier coacción contra la voluntad, ya sea moral (amenazas) o bien física (se ejerce a través de la fuerza, artículo 1819 CCDF) y que ponga en peligro la vida, honra, libertad, salud o una parte considerable del patrimonio ya sea de la misma parte o a sus ascendientes, descendientes o parientes colaterales hasta el segundo grado. La violencia que sea ejercida ya sea por cualquiera de las partes o bien por un tercero interesado, o no, provoca también la nulidad.

§ Lesión: cuando una de las partes obtiene lucro exagerado por aprovecharse de la "suma ignorancia, notoria inexperiencia o extrema miseria" de la otra parte. No necesariamente acarrea la nulidad a petición de la parte afectada sino que ésta misma puede pedir la reducción de su obligación y el pago de daños y perjuicios. Puede ser ejercido este derecho por un año a partir de que se contrató.


Así con este preámbulo podemos decir que una de las fuentes de las obligaciones más importante es el contrato, debido a su utilización cotidiana, además de ser una forma de darse el intercambio de bienes y servicios entre las personas, incluso la mayoría de las obligaciones se originan del contrato.

En las siguientes líneas pretendo exponer de manera sencilla y útil para el lector algunos aspectos importantes, que siempre debemos considerar sobre el contrato.

Para comprender el concepto de contrato debemos primeramente determinar el concepto de convenio, que de acuerdo al artículo 1792 del CCDF, dice:

¨Convenio es el acuerdo de dos o más personas para crear, transferir, modificar o extinguir obligaciones¨

Y el artículo 1793 del mismo ordenamiento establece respecto al contrato lo siguiente:

"Los convenios que producen o transfieren las obligaciones y derechos toman el nombre de contratos."

Dos puntos de vista se pueden analizar en el concepto del convenio. Uno en sentido positivo, que es el contrato por el que se crean y transfieren derechos y obligaciones, y desde el punto de vista negativo en sentido estricto, es el convenio por el que se modifican o extinguen obligaciones.

Una vez determinado el concepto, es importante hacer notar que su aplicación a otros tipos de actividades, en especial actos jurídicos, sea compraventa, arrendamiento, por ejemplo; en la compraventa se crea la obligación de parte del comprador de pagar el precio pactado y por lo que respecta al vendedor entregar la cosa. Si quisiéramos modificar el contrato llevaríamos a cabo un convenio, como puede ser el caso de variación del plazo para el cumplimiento de la obligación.

Hay que aclarar que en la práctica es poco empleado el término convenio, como ejemplo, las capitulaciones matrimoniales, en las que los cónyuges convienen bajo qué régimen desean contraer matrimonio, sea separación de bienes o sociedad conyugal.

Los contratos pueden generar derechos reales o personales, la compraventa da lugar a la propiedad, que es un derecho real por excelencia a diferencia del contrato de prestación de servicios profesionales, que da origen a un derecho personal o de obligación; o el caso del arrendamiento, que también da lugar a un derecho personal entre arrendador y arrendatario, y que genera obligaciones para las partes. Si el arrendatario no realiza el pago de la renta de manera oportuna el arrendador podrá demandar la rescisión del contrato por el incumplimiento, además el correspondiente pago de daños y perjuicios, es decir, se ejercita una acción personal en contra del arrendatario debido a su incumplimiento en el contrato.

Existe un principio importante en los contratos y es el de autonomía de la voluntad dirigido a la libertad que tienen las partes para contratar, por existir libertad para contratar, pero muchas veces se ve limitada en función de la protección para una de las partes, como el caso de la PROFECO (Procuraduría Federal del Consumidor), en la que existe un departamento que revisa los contratos de adhesión realizados de manera unilateral por lo regular en masa, y muchas veces elaborados en formatos preestablecidos, por lo que al existir abuso por una de las partes, el contrato puede ser modificado por la PROFECO para equilibrar las prestaciones que se impusieron de manera unilateral a una de las partes.

Siguiendo las ideas anteriores es importante señalar que existen distintas teorías que tratan la obligatoriedad en los contratos, como se afirma en las siguientes líneas:

"El fundamento de obligatoriedad del contrato es que en sí mismo es una norma jurídica no general sino individualizada, que a su vez se apoya en una norma jurídica general (la contenida en el Código Civil), la que a su vez se apoya para fundar su obligatoriedad en una norma de carácter constitucional (...) Han existido diversas teorías que fundamentan la obligatoriedad del contrato: la religiosa, que hace depender esa fuerza obligatoria de la divinidad; la del imperativo categórico, que señala que los contratos obligan porque sí, sin dar mayor explicación; la positivista, que la fundamenta en los artículos de un código que así lo mande; la utilitarista, que la hace descansar en la ventaja que le reporta a los hombres el cumplir con su palabra; la de la autonomía de la voluntad, que hace depender esa fuerza obligatoria del hecho de que los contratantes lo quieren; etcétera".

Desde mi punto de vista, pienso que son dos los principios más importantes con relación al origen de la obligatoriedad en los contratos, de acuerdo a lo siguiente y como se afirma en la anterior cita, por un lado el contrato surge de la norma de carácter obligatorio por lo que se regula al contrato, en lo que se refiere a su origen, funcionamiento, características, etcétera, y por otro lado en el derecho mexicano se puede afirmar que el principio de la autonomía de la voluntad es el que prospera, los contratos tienen su regulación en la voluntad de las partes, es decir, las partes se obligan porque así es su voluntad de querer obligarse.
Existen distintas materias en las que se pueden aplicar los contratos, por hacer mención a alguna de ellas en el campo del derecho mercantil, civil, administrativo, entre otros. Considero importante aclarar que dependiendo de la materia, la libertad se verá limitada o no, según sea el caso. En un contrato de compraventa civil, la libertad de las partes para contratar es lo que vale; en un contrato de materia administrativa, dependerá de los intereses del Estado.

No solamente se trata el contrato en materia nacional, sino también en el ámbito internacional, dentro del que cabe mencionar que las partes se obligan a cumplir el contrato, porque así lo pactaron. Es importante aclarar que la buena fe de las partes es indispensable en los contratantes y en esa medida el contrato cumplirá con sus fines justificando su existencia. Incluso si una de las partes lleva a cabo actos preparatorios, antes de celebrar el contrato definitivo, pero con la intención de romper con las negociaciones intempestivamente será responsable de los daños y perjuicios que cause a la otra parte, ya que se entenderá que estuvo actuando de mala fe.

De igual manera, considero importante mencionar algunas de las cláusulas que se distinguen en los contratos como:

a) Esenciales: son aquellas sin las cuales el contrato no puede existir, por lo que nunca deben faltar en el contrato y no pueden ser suprimidas por las partes. Ejemplo: que en una compraventa exista la transmisión de la propiedad, pues sin ella no existe dicho contrato; o en el comodato, la transmisión del uso de la cosa para que se dé tal contrato.

b) Naturales: son aquellas que si no se ponen van implícitas al contrato por ser de su naturaleza, derivan de la naturaleza de cada contrato, aunque también las podrán renunciar las partes, si la ley se los permite. Ejemplo: el saneamiento para vicios ocultos, al cual las partes pueden renunciar, o también, si las partes no lo expresan en el contrato la ley suple dicha laguna al establecer que por ley el comprador tiene derecho a ejercer la acción de saneamiento por vicios ocultos en caso de existir vicios ocultos en la cosa, es decir, defectos que tiene la cosa, que de haberlos sabido el comprador no la hubiere adquirido o hubiere pagado un menor precio por la cosa. Es interesante mencionar que si el vendedor conocía dichos vicios estará obrando de mala fe.

c) Accidentales: son aquellas que no son necesarias al contrato ni obligadas por la ley, las partes las pueden pactar si lo desean. Ejemplo: el pacto de preferencia que se encuentra regulado en el Código Civil para el DF y que dispone en su artículo 2303: ¨ Puede estipularse que el vendedor goce del derecho de preferencia por el tanto, para el caso de que el comprador quisiera vender la cosa que fue objeto del contrato de compraventa¨. Un ejemplo al respecto puede ser: que Pedro vende su automóvil a Luis, pero si Luis desea volver a vender dicho automóvil debe avisarle primero a Pedro, dándole la preferencia en un plazo de tres días, en caso de querer adquirirlo de nuevo, si Luis vende sin avisarle a Pedro, la venta es válida pero tendrá que pagar los daños y perjuicios.

d) Cláusula penal o económica: es aquella que contiene una sanción o pena económica para el caso en que una de las partes incumpla con el mismo. La cantidad que se fije como pena no podrá exceder de la cantidad o valor de la obligación principal que se hubiere contratado. Hay que tener presente que la cláusula penal es accesoria del contrato, por lo que si es nulo el contrato la cláusula también lo será y si es nula la cláusula el contrato no lo será, podemos afirmar que lo accesorio sigue la suerte de lo principal.

La cláusula penal es práctica, porque da a los contratantes mayor seriedad y responsabilidad para cumplir con el contrato. Ésta estipula las consecuencias que pueden darse por su incumplimiento.
Además al fijar una pena ya no habrá necesidad de fijar los daños y perjuicios que se causen, pues la pena convencional sustituye la necesidad de cuantificar los daños y perjuicios, es decir, no se pueden demandar ambas cosas.

Tomemos como ejemplo el contrato de compraventa, en el cual las partes pueden pactar una cláusula penal en caso de incumplimiento, por lo que es importante aclarar que la pena económica no puede exceder de la obligación principal, si ésta es de la cantidad de $ 100,000.00 la pena convencional no puede ser superior a dicha cantidad. Esta pena es de mucha utilidad pues, como ya se mencionó, sustituye la fijación de los daños y perjuicios, ya que estos deben ser plenamente probados en un procedimiento.

e) De no-responsabilidad: las partes pueden celebrar en el contrato una cláusula para eliminar la posible responsabilidad en que pudiera incurrir alguna de las partes por un hecho ilícito. Ejemplo: si Luis encarga a una persona que le construya un utensilio para la jardinería conforme a los planos que se le entreguen, el fabricante acepta su fabricación, pero pacta en el contrato que en caso de que no la haga exactamente igual a los planos, no será responsable de los daños y perjuicios que pudieran causarse por la falta de precisión de fabricación del utensilio, como ya se dijo dicha cláusula es válida. Considero importante aclarar que si se actúa dolosamente, no procede esta cláusula de no-responsabilidad pues se debe responder de tal conducta.

f) Cláusula arbitral: para el caso de que las partes no quieran someterse a la jurisdicción y competencia de los tribunales, podrán someterse a la opinión de un tercero llamado árbitro, es útil, pues da mayor rapidez a los procedimientos, ya que un juicio ante un tribunal puede durar años, en comparación, ante un árbitro puede durar meses. Incluso en materia internacional se acostumbra designar árbitros en la solución de conflictos, ya que en el momento en que las partes se someten a la decisión de un tercero, llamado árbitro, podrán acordar el procedimiento que deba utilizarse sin necesidad de someterse a un tribunal, que los sometería a la aplicación y competencia de un territorio determinado.

Hay que tener presente que todo ordenamiento jurídico viene en auxilio con el objeto de que subsista el contrato y no su destrucción. La conservación del contrato es un principio en materia contractual de gran importancia, que busca el desarrollo constante de las operaciones que se dan en el mundo jurídico, de alguna manera el frenar dichas operaciones afectaría a la economía.

Posteriormente analizaremos algunas preguntas que se nos pueden presentar en la aplicación de los contratos:


ü ¿Se puede rescindir un contrato?

Conviene aclarar que cuando una de las partes incumple el contrato, éste se puede rescindir, es decir, dejarlo sin efectos, y además debe pagar la parte que incumple los daños y perjuicios, o cumplir con la cláusula penal si fue pactada en el contrato. Es importante mencionar que también se ha empleado la palabra resolución como sinónimo de rescisión. La rescisión sólo opera por declaración judicial, ya que no se puede dar de manera unilateral por una de las partes. La cláusula en la que las partes acuerdan que los contratos se resuelven o rescinden de manera unilateral, es decir, el pacto comisorio, sea expreso acordado por las partes o tácito establecido por el Código. En la práctica del derecho mexicano no procede, pues a fin de cuentas si a una de las partes se le rescinde el contrato de manera unilateral acabará por demandar a la otra, hay que recordar que toda persona tiene la garantía de audiencia consagrada en la Constitución Política de las Estados Unidos Mexicanos.


ü ¿ Cómo deben ir los datos de las partes en un contrato?

Es importante dejar claro que los nombres de los contratantes deben ser plasmados completos, es decir nombre de pila o nombres en su caso, además apellidos paterno y materno como aparezcan en su acta de nacimiento o algún documento oficial y si fuera posible realizar la ratificación de las firmas ante Notario Público, si una de las partes no sabe firmar, firmará otra en su ruego e imprimirá su huella digital, todo esto para dar mayor seguridad a los contratantes. En caso de una sociedad, habrá que anotarse el nombre de la sociedad como se encuentra en la escritura constitutiva, y siempre es recomendable verificar que el representante de la sociedad, que anotará su firma, tenga las facultades suficientes para hacerlo, caso contrario se obligará de manera personal y no a la sociedad. Con lo que corresponde a la fecha, es importante anotarla, ya que toda obligación tiene un término al cabo del cual deba cumplirse y tiene efectos jurídicos en todo acto jurídico.

Se concluye de lo anterior:

a)El convenio es el género por el que se crean, transfieren, modifican o extinguen obligaciones, y el contrato es la especie, crea y transfiere derechos y obligaciones. Hay que recordar que ambas son especies del acto jurídico, que a su vez es el género.

b)Existen muchos tipos de contratos que las personas deben conocer o asesorarse, al momento de llevarlos a cabo incluso el abogado debe siempre recordar todos los requisitos que debe contener un contrato.

c)Es conveniente realizar los contratos por escrito, para dar mayor seguridad a los contratantes y correr menos riesgos como el ser defraudados o por lo menos tener una prueba más con la cual nos podamos defender en caso de existir controversia, ya que sin un contrato escrito el procedimiento puede ser más difícil en su etapa probatoria. Cabe mencionar que dentro de las pruebas que se pueden ofrecer se encuentran las testimoniales, periciales, documentales, etcétera.

d)Debe existir libertad entre las partes para contratar, principio de autonomía de la voluntad, con el fin de establecer un equilibrio entre los contratantes. En la medida que uno es libre para contratar y poner las cláusulas en los contratos, tendrá mayor interés en el negocio y logrará sus fines plenamente.

e)Existen muchas formas de redactar un contrato, pero mientras este sea más claro, sencillo y completo, evitará confusiones y conflictos. Recomiendo, como ya lo dije, antes de redactar un contrato, ver los requisitos que establece la ley para cada contrato, así como las consecuencias que puede ocasionar el no plasmarlos.

f)Se puede pactar una cláusula penal, en la que se establezca una sanción económica en caso de existir incumplimiento en el contrato, con el fin de proporcionar mayor seriedad y seguridad al contrato, ya que al tenerse fijada una pena económica, las partes se verán forzadas a cumplirlo.

g)Toda persona debe saber las consecuencias del incumplimiento de un contrato, como lo es la rescisión y en la que deben pagarse daños y perjuicios.

h)La cláusula arbitral, en materia contractual, es de gran utilidad, considerando que los procedimientos son más rápidos y menos costosos, a pesar de que todavía se tiene la idea de que los juicios a través de los tribunales son más rápidos.

i)Debe existir aceptación del contrato, la cual puede exteriorizar a través de la firma y en caso de no saber firmar manifestarse mediante la huella digital.

j)Los contratos, en materia internacional, obligan a las partes de acuerdo a lo que hubieren pactado. Recordemos que un principio muy importante en materia contractual es el de la conservación del contrato y no su destrucción, así como tener presente la buena fe de los contratantes.


Bibliografía:

Sánchez Medal, Ramón. De los Contratos Civiles. México . Porrúa, 1980. P 504.
Sanromán Aranda, Roberto. ¨Derecho de las Obligaciones. México. McGraw Hill, 2002. P 245.
Treviño García, Ricardo. Contratos Civiles. México. McGraw Hill, 2002.